¿Porqué un padre o una madre puede llegar a sentir rechazo por su hijo? Una de las primeras razones es la propia condición humana. Un padre, o una madre, son personas, con su historia, sus vivencias, sus miedos y conflictos...Otra razón sería el llamado "Patito Feo de la Familia": ser mal alumno en una familia de inteligentes con currículum brillante, ser irresponsable en una familia de super organizados, vestir "mal" en una familia donde se prima la elegancia y la moda, ser contestario en una familia de mente cerrada y rígida...

Otras razones son aparentemente simples: que haya venido al mundo sin ser deseado, que padezca alguna enfermedad que esclaviza y abruma a los padres, o incluso, por su gran parecido con algún familiar con quién existe conflicto o les cae mal.

Lo importante del caso es cómo el progenitor muestra al niñ@ este desagrado:

a) Si lo hace de forma abierta y directa el hijo sabrá qué esperar, buscará la forma de protegerse ante los ataques verbales; construirá escudos, desarrollará estrategias, echará a andar todo su ingenio y su potencial para lidiar con la situación.

b) Si el progenitor oculta, niega o reprime fuertemente este desagrado, las consecuencias son peores, aunque no lo parezca a priroi porque hace que, inconscientemente, el niño desarrolle un mecanismo de defensa en los padres, conocido como formación reactiva, que consiste en encubrir un motivo o sentimiento que causa angustia y culpa, experimentando conscientemente lo opuesto, de manera que antes de que el verdadero sentimiento o motivo llegue a la conciencia se convierte en su opuesto. En este caso el rechazo será manifestado como su polo opuesto: la sobreprotección. Por sobreprotección nos referimos a aquellas situaciones en las que existe un rechazo grande, secreto y negado hacia el hijo y la consiguiente culpa por sentirlo, por lo cual, como un intento de disminuir esa culpa y ocultar ese rechazo, se desarrolla la sobreprotección, permitiéndole ser y hacer todo lo que quiera. El hijo sobreprotegido crece débil, demandante, dependiente, inseguro, sin tolerancia a las frustraciones, ignorando su propio potencial y con la sobreprotección le han dado el mensaje implícito: "TÚ NO PUEDES, POR ESO LO HAGO YO POR Ti".  

Más info en resiliencia infantil

Comment