NUESTROS PRIMEROS DÍAS...

Suena el teléfono... ¡por fín, el gran día! Avisan que mañana llega el niñ@ que tendremos que cuidar. Empiezan los nervios, la ilusión, la alegría, el miedo... son tantas la emociones vividas en esos instantes que apenas puedes ser consciente de ellos. En tu mente un único pensamiento: ¿qué me falta? ¿lo tengo todo? ... Únicamente pensamos en ellos, en la criatura que está por llegar, ya empieza nuestra maquinaria de papás cuidadores.

Será esa noche, ya en la cama que empezarás a ser consciente de tus emociones, del momento que estás a punto de vivir, de tus dudas sobre si serás capaz, sobre cómo será, si tu pareja y tus hijos estarán bien... la preocupación por los demás es algo intrínseco a cualquier acogedor/a.

Y por fín el momento, ya nada se recuerda, solo existe ese momento, el presente. Esa hermosa criatura y vosotros. Empieza el gran reto, la gran experiencia.

Nuestro consejo, disfrútalo. Disfruta cada momento como único, como si de tus propios hijos se tratara.


NUESTRO DÍA A DÍA...

Pasados esos 15 famosos días de Luna de Miel de los que tanto te hablan en los cursos de formación, todo se hace real. L@s niñ@s empiezan a ser conscientes, por primera vez, del vuelco que han sufrido en su vida y es cuando empieza otra fase del acogimiento: la prueba de realidad.

Algunos de los aspectos claves en los que las familias acogedoras mas orientación necesitamos son:

La temporalidad

Las mentiras

La tristeza

Las visitas

El conflicto de lealtades

La convivencia con nuestros hijos biológicos

Desde aqui queremos ayudaros a que entendáis mejor que pasa por dentro de nuestros niñ@s en este momento. En esta guía podéis encontrar muchas respuestas a estos momentos. La guía viene ilustrada con viñetas que seguro os resultaran muy familiares.

Saber más...


NUESTRA DESPEDIDA

Cómo ya sabíamos el acogimiento llega a su fin, ese momento que todos conocemos pero que irremediablemente se nos hace dificil.

Lo más importante que debemos saber es que es un momento especial al que debemos dedicarle tiempo. Tenemos que prepararnos para dejar claro, tanto al niñ@ acogid@ como a su nuevo entorno (sea familia biológica, familia adoptiva o centro residencial) lo que a partir de ese momento puede esperar de nosotros.

Para esto, ¿qué podemos hacer?

- Facilitar la salida del niño sin dramas

- Entender los altibajos, enfados, ansiedad, miedos, etc. que le pueda crear la      nueva circustancia

- Hacer que todo el entorno conozca su despedida, incluso podemos hacer una  fiesta, crear un momento especial para el gran día

- Hacer un libro de vida de todo el tiempo que hemos pasado juntos.

Saber más...